Plasticidad fenotípica y adaptaciones genéticas a la apnea

Un estudio genómico comparativo ha demostrado que los pescadores del pueblo Bajau, apodados “nómadas del mar”, tienen adaptaciones fisiológicas favorables al buceo libre debido a mutaciones genéticas específicas que se han establecido rápidamente en esta población.
Los humanos son los únicos mamíferos que han colonizado todos los entornos más extremos del planeta, desde las cadenas montañosas de gran altitud hasta las remotas islas del Pacífico. Las adaptaciones fenotípicas humanas a estos ambientes extremos han sido objeto de mucha investigación.

(Pikaia discutió esto aquí, por ejemplo) porque las poblaciones adaptadas localmente brindan la oportunidad de estudiar las consecuencias genéticas y fisiológicas de las perturbaciones ambientales, como la investigación sobre adaptaciones en la población tibetana. (Pikaia discutió esto aquí) y para comprender qué tan rápido la selección natural puede ayudar a sacar rasgos favorables en respuesta a las presiones ambientales sobre nuestra especie.

Un entorno extremo para nuestra especie es sin duda el acuático, al que el ser humano ha desarrollado una serie de adaptaciones morfológicas y fisiológicas en respuesta a la apnea que son similares a las que se encuentran en los mamíferos marinos (Pikaia habló de ello aquí y aquí por ejemplo).

(Visited 6 times, 1 visits today)